Peligros del Bitcoin y su inversión entrevista a Enrique Hernández Nuez revista GQ

Entrevista para la revista de moda GQ: “Las criptomonedas y su lado oscuro: los peligros de invertir en la tendencia financiera del momento.”

En esta entrevista que doy para la revista de moda y tendencias GQ, hablo abiertamente sobre Bitcoin y en general del sector de las criptomonedas como tendencia de inversión, junto con sus riesgos y puntos a tener en cuenta para no perder nuestro dinero. El mundo cripto es un mundo apasionante, pero como he dicho en otras otras ocasiones, “no todo lo que brilla son bitcoins” que nos van a hacer millonarios de la noche a la mañana. Te dejo la entrevista completa que realizo con el redactor Agustín Velasco sobre las criptomonedas y su lado oscuro.

P.- Si bien es indiscutible que las criptomonedas, y en concreto el Bitcoin, se ha convertido en uno de los activos más interesantes del momento, a su juicio cuáles diría que son los principales peligros que presentan las criptomonedas a día de hoy.

R.- En primer, lugar decirte que estoy encantado de participar en esta entrevista. Siempre es un paso adelante para mi sector poder llevar nuestros conocimientos a entornos de comunicación no destinados 100% al mundo cripto, ya que es un punto de inicio interesante para todos aquellos que quieren acercarse al mundo de las criptomonedas, pero sin toparse de golpe con toda la información y la carga técnica que conlleva el adentrarse en este mundo.

Respondiendo a tu pregunta, el principal peligro de las criptomonedas respecto a su uso ya lo he mencionado en el párrafo anterior, es la información, y añado ahora la formación cripto. Estamos frente a un nuevo nuevo paradigma de oportunidades de inversión, con unas reglas y unas “formas de hacer las cosas”, al que nunca nos habíamos enfrentado, nadie nos ha preparado para esto. Encontramos grandes cantidades de información en internet, mucha incluso contradictoria, vivimos una auténtica infoxicación del mundo cripto, de la que surgen tres grandes peligros: estafadores desalmados, inversores sin formación y el desconocimiento en gestión y seguridad de las propias criptomonedas.

Hemos visto muchos casos de empresas que han tomado a las criptomonedas como reclamo para atraer a miles de inversores que muy poco, o nada, sabían de Bitcoin o cualquier otra cripto. Estos inversores lo más que podían haber oído es que es un sector con altos beneficios, y al final se torna en que estos inversores se convierten en víctimas de estafas millonarias sin casi posibilidad de reclamo alguno. La mala reputación se ceba con el Bitcoin, pero nada ha tenido que ver con él, más allá de ser un suculento reclamo para incautos sin formación y con mala información.

El otro gran peligro que veo en mi día a día, es el de los nuevos pequeños inversores. Estos meten sus ahorros con la esperanza de hacerse millonarios en unos pocos días, como mucho esperan tardar semanas invirtiendo sin conocimientos, creyendo que sus predicciones pueden batir al mercado en el corto plazo, con trading, apalancamiento o incluso futuros. Desgraciadamente la gran mayoría pierde gran parte de la inversión y lo que es casi peor, las ganas de volver a invertir en un sector que bien informado y formado deja grandes rentabilidades.

Y el último gran peligro es el control de los fondos. En el mundo cripto tú eres responsable de tu capital, la gestión y la seguridad corren de tu parte y la gran mayoría no lo tiene presente. De nuevo la falta de formación e información juegan una mala pasada, pudiendo hacer que los fondos se pierdan. Con unas pautas básicas de seguridad cripto podemos tener nuestras wallets (carteras donde se almacenan las criptomonedas) a buen recaudo.

P.- ¿Qué premisa básica y general debe tener en cuenta alguien que quiera comprar Bitcoin?

R.- La primera premisa, y “mortal de necesidad” sino se tiene en cuenta, es que en el sector del Bitcoin y las criptomonedas nunca se debe invertir el capital que necesites para tu vida cotidiana. Se debe invertir siempre remanentes, ahorros o cualquier extra que podamos tener, pero nunca invertir el dinero que necesitemos en el corto o medio plazo. Y el motivo es muy sencillo, la volatilidad de Bitcoin es tan alta que si necesitamos lo invertido hoy para dentro de muy poco tiempo, podríamos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que ha perdido valor en ese justo momento del tiempo en el que lo necesitamos con urgencia.

Y esta primera regla básica nos lleva a otro concepto fundamental para todo inversor en Bitcoin, “el largo plazo es nuestro aliado”. Pese a que hay otras formas de inversión muy válidas como el trading o los futuros, la inversión con un largo horizonte temporal, lo que llamamos preferencia temporal baja del dinero, nos lleva a posicionarnos como un tipo de inversor que el sector cripto denominamos como “hodler”. El “hodler” es aquella persona que invierte en Bitcoin en el largo plazo, buscando un crecimiento del valor de lo adquirido, en función de unos parámetros y conceptos como es el espectacular histórico de crecimiento de la cotización de los bitcoins desde 2009, su número finito de unidades, su concepción deflacionaria…

“Se debe invertir siempre remanentes, ahorros o cualquier extra que podamos tener, pero nunca invertir el dinero que necesitemos en el corto o medio plazo.”

Enrique Hernández Nuez

Trader, formador y consultor Bitcoin. Master en Blockchain, CEO Canarias Bitcoin

P.- Está claro que se está creando un corpus jurídico a base de responder a los problemas o dudas que se van presentando las criptomonedas, pero aún se habla de su falta de regulación como el principal problema que presenta. ¿Cree que es perentorio abordar un marco regulatorio a nivel internacional? Y si es así, ¿por qué cree que no se está haciendo?

R.- Con las criptomonedas, como en todas las tecnologías disruptivas que influyen en la economía y la sociedad, la regulación siempre corre detrás, pero a un ritmo muy peculiar. No se puede legislar lo que no ha sucedido y la gran cantidad de casuísticas que se dan en el mundo de las criptomonedas es a día de hoy muy alto y no para de crecer, por lo tanto, lo primero que debemos plantearnos es si es el momento de legislar de de forma estricta y sancionadora, o es el momento de crear un sandbox jurídico que pueda marcar unas pautas y las estudie, no frenando su crecimiento. El entorno cripto será infinitamente más grande y rico para toda la sociedad mundial, pero si lo atamos ahora no se desarrollará ni a la velocidad que debiera ni en la forma que el mismo determine libremente.

Además hay un punto de partida en las criptomonedas, y sobre todo en el Bitcoin, que es totalmente contrario a cualquier regulación y está en su propia concepción: llevar por bandera la privacidad y libertad. La regulación parte de la centralización, buscando que las autoridades, el centro, controlen a los ciudadanos sin privacidad, la periferia, no entro a cuestionar su derecho de control o beneficios para la sociedad, pero el sistema es así. En Bitcoin no existen centros, está descentralizado, y todos los usuarios vivimos en la periferia en igualdad de condiciones y disfrutamos de una alta privacidad. Dos trenes que chocan frontalmente puesto que llevan dos direcciones opuestas… ¿pueden convivir sin que descarrile uno de los dos? Sí, pero siempre y cuando usen raíles distintos, debe de ir en paralelo. Por la parte de Bitcoin no hay problema, acepta que exista un mundo paralelo regulado, pero los Estados no son tan benévolos como Bitcoin, han llegado primero a esta realidad, por lo que creen que les pertenece por derecho propio. Nunca en la historia de la humanidad se había planteado este dilema, algo que corre de forma totalmente libre al control del poder ya establecido, que no se puede frenar, no se puede destruir, solo queda regular para acotar.

P.- ¿Cuáles cree que son los principales retos que tiene por delante las criptomonedas y la tecnología que las respalda?

R.- Empiezo por el final. La tecnología Blockchain, pilar fundamental de las criptomonedas, sigue su curso de forma ascendente, y ya ha conseguido desmarcarse de quien le dió la vida, Bitcoin, incluso muchos “falsos profetas” renegando de ella. La cadena de bloques ya se usa en gran cantidad de sectores con un gran éxito: trazabilidad alimentaria, notarización de inmuebles, resolución de problemas en registros de hitos en procesos, realización de procesos electorales… La propia UE fomenta su uso con proyectos como el Observatorio Blockchain o el EBSI (European Blockchain Services Infrastructure). Blockchain en sí misma es una tecnología a aplicar en proyectos, el dilema viene cuando el proyecto es una criptomoneda y se apoya en Blockchain, esto si es un reto porque en cierta medida los proyectos ya nacen “demonizados” frente a cualquier regulador como la SEC o en España la CNMV.

Centrándonos en las criptomonedas, tenemos dos grandes retos, el primero ya lo he mencionado, que no sean objeto de cuestionamiento sistemático por parte de los organismos competentes y la legislación futura, para poder dejar crecer al ecosistema. Y por parte de la sociedad, y en concreto de los inversores el gran reto es que sepan distinguir entre buenos proyectos y proyectos que directamente son malos o su objetivo es poco lícito. Por último las criptomonedas, como ecosistema propiamente dicho, se enfrentan también al reto de la adopción por parte de los potenciales usuarios, empresas y administraciones públicas, y a otro netamente de supervivencia darwiniana, irán apareciendo nuevos proyectos, pero solo se quedarán los mejores, no hay sitio para mediocres, y menos si luchas en la liga de la reserva e inversión de valor, enfrentarse en su campo a Bitcoin solo trae derrotas.

¡PUEDO AYUDARTE!

9 + 8 =